Cómo identificar y evitar el comer emocional

Cómo identificar y evitar el comer emocional
Rate this post

La alimentación emocional es cuando te atracones con la comida, generalmente “alimentos reconfortantes” o comida chatarra, como respuesta a los sentimientos en lugar de al hambre. Los expertos estiman que alrededor del 75% de comer en exceso se desencadena por las emociones.

Muchos de nosotros aprendemos desde temprana edad que la comida puede brindar comodidad, al menos por un tiempo breve. Como resultado, a menudo recurrimos a la comida para curar problemas emocionales. Aprendemos a lidiar con nuestros problemas a través de la alimentación en lugar de abordar problemas subyacentes y aprender las habilidades necesarias para resolver la angustia emocional.

Evite la alimentación emocional

La depresión, el aburrimiento, la soledad, la ira crónica, la ansiedad, la frustración, el estrés, los problemas con las relaciones interpersonales y la baja autoestima pueden provocar un exceso de peso y un aumento de peso no deseado.

Al identificar los factores desencadenantes de nuestra alimentación emocional, podemos sustituir los métodos más apropiados para manejar nuestros problemas emocionales y no recurrir a los alimentos para su comodidad o resolución.

Cómo identificar los desencadenantes de la comida

Las situaciones y emociones que nos inducen a comer se dividen en cinco categorías principales:

  • Social: Comer solo porque estás cerca de otras personas. Por ejemplo, comer excesivamente puede ser el resultado de que otros lo animen a comer (“vamos, solo una ayuda más”); comiendo para encajar; discutiendo; o sentimientos de inadecuación alrededor de otras personas. A veces, las personas se sienten obligadas a comer debido a las normas culturales (para respetar al anfitrión, etc.) y, a veces, es solo que lo están pasando tan bien en compañía de otros, pierdes la noción de cuánto estás comiendo !
  • Emocional: Comer en respuesta al aburrimiento, el estrés, la fatiga, la tensión, la depresión, la ira, la ansiedad o la soledad como una forma de “llenar el vacío”.
  • Situacional: Comer porque la oportunidad está ahí. Por ejemplo, desea comer un alimento en particular debido a un anuncio o pasa por su panadería favorita.Comer también puede estar asociado con ciertas actividades como mirar televisión, ir al cine o un evento deportivo, etc.
  • Pensamientos: Comer como resultado de una autoestima negativa o dar excusas para comer. Por ejemplo, regañándote por miradas o falta de fuerza de voluntad.
  • Fisiológico: Comer en respuesta a señales físicas. Por ejemplo, aumento de la ingesta debido a saltarse comidas o comer para curar dolores de cabeza u otros dolores.

Saltarse las comidas

Para identificar qué es lo que desencadena sus fiestas compulsivas, lleve un diario de comidas y anote qué y cuándo come, así como qué factores de estrés, pensamientos o emociones identifica cuando come. Debería comenzar a identificar los patrones de su excesiva alimentación con bastante rapidez.

Cómo dejar de comer emocional

La identificación de los factores desencadenantes de su alimentación emocional y los malos hábitos alimenticios es el primer paso; sin embargo, esto no es suficiente para alterar su comportamiento alimentario. Por lo general, para cuando identifica un patrón, comer en respuesta a emociones o ciertas situaciones se ha convertido en un hábito.Para romper ese hábito, necesitas encontrar alternativas para comer. Ese es el segundo paso. Cuando comience a buscar comida en respuesta a un desencadenante de comer, intente una de las siguientes actividades:

  • Lea un buen libro o revista o escuche música.
  • Salga a caminar o trote.
  • Toma un baño de burbujas.
  • Practica algunos ejercicios de respiración profunda.
  • Jugar cartas o un juego de mesa.
  • Hablar a un amigo.
  • Haga algunas tareas domésticas, lavandería o jardinería.
  • Lava tu auto
  • Escribir una carta.

Escribir una carta

O haga cualquier otra actividad placentera o necesaria hasta que pase el impulso de comer.

Otros consejos emocionales para comer

A veces, simplemente distraerse de comer y desarrollar hábitos alternativos no es suficiente para manejar la angustia emocional que lleva a comer en exceso. Para enfrentar con mayor eficacia el estrés emocional, intente

  • Ejercicios de relajación
  • Meditación
  • Asesoramiento individual o grupal

Estas técnicas abordan los problemas emocionales subyacentes que pueden conducir a comer en exceso y te enseñan a sobrellevar las formas más efectivas y saludables.Para obtener más información sobre estas técnicas, comuníquese con su médico.

A medida que aprenda a incorporar estrategias de afrontamiento más adecuadas y a controlar la ingesta excesiva, recuerde premiarse por un trabajo bien hecho. Tendemos a repetir comportamientos que se han reforzado, de modo que recompénsese cuando cumpla con sus objetivos de gestión nutricional. Compre esa parte superior, tome esas vacaciones o reciba el masaje que desea. Al recompensarse por un trabajo bien hecho, aumenta la probabilidad de que mantenga sus nuevos hábitos saludables.

Sorry, comments are closed for this post.